jueves, 27 de julio de 2017

PASTA CON SALSA BOLOÑESA


¡Hola a tod@s de nuevo! He tardado un poco más de lo habitual en publicar, por un viaje cultural y de relax después de un duro año. Como no podía faltar en un viaje a Italia, probé mucha pasta y muchas de sus delicias y finalmente compré esta pasta conocida como Reginette o Mafaldine. Nada más volver, me metí en la cocina para prepararla, acompañada con una sabrosísima salsa boloñesa, que es la propuesta de hoy.

Ingredientes:
-        400 gr de carne picada
-        2 cebollas
-        2 dientes de ajo
-        1 zanahoria
-        1 rama de apio
-        1 vaso de tomate frito
-        2 cucharadas de brandy
-        1 cucharada de azúcar
-        Aceite de oliva, sal
-        Perejil picado, pimienta
-        500gr de pasta


Preparación:
Para empezar, pelamos las cebollas y los ajos, y los picamos. Limpiamos y pelamos la zanahoria y el apio; los lavamos y cortamos en daditos.
Calentamos aceite en una sartén y sofreímos la carne hasta que esté dorada, la salpimentamos y retiramos. Añadimos un poco más de aceite a la sartén y rehogamos la cebolla, la zanahoria y el apio hasta que se ablanden. Agregamos el ajo y continuamos la cocción un poco más.





Incorporamos la carne de nuevo a la sartén. Vertemos el brandy y dejamos reducir a fuego fuerte. Agregamos el tomate y el azúcar. Cocinamos unos 10 o 15 minutos más y espolvoreamos con perejil. 

Hervimos la pasta en agua salada abundante y la servimos acompañada de la salsa. ¡Bon appetit!







lunes, 10 de julio de 2017

TARTA DE LA SELVA NEGRA




Para este mes el blog de la Cocina Typical Spanish nos propone irnos de viaje. Empecé a pensar y me surgieron muchas recetas variadas y de países distintos; pero finalmente me decanté por la Tarta de la Selva Negra o “Schwarzwälderkirschetorte”. Esta, es una tarta típica alemana, concretamente de la zona de Baden y consta de varias capas.

La probé por primera vez en un pueblo llamado Triberg, conocido por los famosos relojes de cuco. Fue un día muy lluvioso y nublado así que decidimos resguardarnos en una pastelería y probar una buena porción de este delicioso pastel.

Si queréis ver el resto de recetas del reto, no dudéis en pinchar aquí.
Bizcocho genovés

Ingredientes

-        4 huevos

-        40 gr mantequilla

-        120 gr azúcar

-        105 gr harina de trigo

-        30 – 40 gr cacao

Preparación:

Para empezar con el bizcocho, mezclamos la harina y el cacao tamizados. Por otro lado, mezclamos las yemas, la mitad del azúcar y batimos. Montamos las claras, y cuando ya las tengamos le añadimos el azúcar restante con movimientos envolventes. Agregamos las yemas a las claras y removemos. Tras esto, añadimos la harina con el cacao y finalmente la mantequilla fundida.

Engrasamos un molde de 19 cm de diámetro y añadimos la masa. Horneamos durante 30 minutos con el horno precalentado a 200ºC.



Crema chantillí

Ingredientes:

-        700 ml nata para montar

-        70 gr azúcar

Preparación:

Para montar la nata, la debemos tener bien fría, por lo que antes de usarla podemos tenerla en el congelador, lo mismo podemos hacer con los utensilios que vayamos a usar.

Empezamos batiendo la nata a poca velocidad y a medida que vaya espesando la aumentamos. Poco a poco vamos añadiendo el azúcar hasta que consigamos la nata montada. Tras esto, cubrimos el bol con film transparente y refrigeramos.


Almíbar

Ingredientes:

-        60 ml agua

-        60 gr azúcar

-        1 copita de ron o licor de cerezas

Preparación:

Para el almíbar, ponemos a calentar un cazo con el agua y el azúcar, y lo dejamos hervir unos minutos. Apagamos el fuego y añadimos el licor.

Yo en esta ocasión no puse cerezas maceradas, pero para hacerlas, es en este momento en el que ponemos las cerezas, sin hueso y cortadas por la mitad. Las dejamos un buen rato macerando, aunque lo ideal sería de un día para otro.

Escurrimos las cerezas y reservamos el almíbar.



Montaje de la tarta

Primero dividimos el bizcocho en tres capas, para ello necesitaremos un cuchillo grande con sierra que corte bien. Dispondremos el primero sobre el plato en el que vaya a servirse. Con un pincel, empapamos la base con 1/3 del almíbar, sobre esta capa añadimos la crema chantillí, cubrimos con bizcocho, pincelamos y ponemos más crema. Añadimos las cerezas con cuidado. Las podemos incorporar tanto a esta capa como a la primera o a ambas; hundiéndolas en la crema.



Cubrimos con el bizcocho restante, volvemos a pincelar y cubrimos con la crema restante por todos los lados. Decoramos con virutillas de chocolate o en mi caso, con fideítos ya que no encontré virutas ; ponemos también algunas cerezas.

Conviene dejar la tarta en la nevera, y por experiencia, está mucho mejor de textura y sabor de un día para otro. ¡Qué aproveche!